Skip to content

La revolución ciudadana de las energías renovables.

Una jornada para abordar los retos de la democracia energética.

Casi siempre que hablamos de energías renovables reducimos los discursos a sus ventajas ambientales, pero este tipo de energías implican pensar también cuál debe ser el papel de la ciudadanía en el sistema energético. Así lo hicimos en la jornada La revolución ciudadana de las energías renovables que ha acogido elpuente; un encuentro organizado por la revista Ballena Blanca, con el apoyo de Anpier (Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica). El acto fue clausurado por Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, pocos días después de haber aprobado el esperado Decreto Ley de Autoconsumo y contó con la presencia del analista alemán Arne Jungjohann, experto en democracia energética.

Entre otros, Mario Sánchez-Herrero afirmaba que “ha vuelto a pasar lo que pasó con las renovables en los 2000. Se fomenta un modelo de grandes proyectos, en vez de los cien mil techos solares de Alemania». Algo que, a su juicio, no ayuda precisamente a democratizar el modelo energético español. Mario es el fundador de Ecooo, una empresa de no lucro dedicada a la socialización de pequeñas plantas fotovoltaicas sobre tejado. Afirma también que en edificios colectivos, las rentabilidades están incluso por encima del 10% frente al 0,5% de ganancias de la banca. Por eso ahora, las grandes empresas han puesto su mirada en la energía solar.

Otro concepto muy interesante era el que arrojaba Pep Puig, de Viure de L’aire, sobre lo que él considera el mal llamado autoconsumo, pues le parece que se debería hablar de autogeneración ya que la energía no se consume, se utiliza. «En todo caso se consumen los combustibles fósiles; pero el sol y el viento no», defendió. “Somos productores y usuarios, no consumidores”, decía. Muchas y variadas fueron las aportaciones de los ponentes pero si algo nos quedó claro a los asistentes es que el futuro de las energías renovables debería estar en manos de la ciudadanía.

Somos el puente hacia la revolución energética.